domingo, 23 de mayo de 2010

Hoy me permito la libertad de coger prestado este texto del Tuenti de Enrique (odia que escriba Kike y me veo en la obligación de respetarlo). Creo que es de los textos más bonitos que me han dedicado y la verdad es que me emocionó bastante).

“Hay una fuerza más poderosa que la energía cinética, la nuclear y la electricidad: la voluntad”.
Oníricas fragancias de una jovial adolescencia. Perdimos las batallas y las guerras.
¿Recuerdas, amigo, cuándo juramos luchar por un mundo mejor?, ¿cuándo sólo nos importaban los tiempos por los que entraríamos en el fragor de una batalla a la que denominábamos manifestación?

Perdimos, amigo, perdimos.

Nuestras creencias eran el resultado de unos ideales forjados con libros que predicaban glorias para los hombres, y nosotros los creímos.
Los defendíamos ante docentes, padres, abuelos y amigos. No quedaba duda de que éramos niños y no podíamos hacer nada, pero de adultos hemos hecho menos.
Nos vencieron las marionetas que prefieren guiarse por algo que no entienden. La gente no busca un ideal, busca seguridad, quedando engañados por sofistas sin más conocimiento que el de los folios de un asesor.

Ganamos, amigo, en verdad ganamos.

Porque gané a alguien como tú. No sólo el cariño ni el respeto, sino amistad que nace de una esperanza tenue y con forma de estela que se acurruca en mi pecho. Me acuerdo de cada una de las sonrisas que transmitían tu rostro, y de cómo me convencías con cada una de tus sabias palabras. Vi el resurgir de un niño que se encontraba en un camino llamado crecer, y ahora me doy cuenta: seguiría allí. Me sentaría en aquel sitio donde cabalgaba algún corcel ya domado, mientras el vino corría de nuestro estómago, hacia nuestras venas. Sentíamos que nuestro poder e influencias no tenían límite.

Perdimos por unas marionetas que ahora creen que son libres, sin ver los transparentes hilos que nublan su juicio y se aprisionan de su mente.

Pero he descubierto que sí gane una libertad. La libertad existe cuando sonrío contigo...
...compañero del alma, compañero.

1 comentarios:

Lady Platónica dijo...

El afamado escritor de la red social más mediocre. Le he dicho que se haga Blog, pero cómo siempre, su cabezonería va por delante y tiene en cada momento una excusa para contradecirme.